Rebe Lubavitch

El Rebe quería acercar a todos los judíos al judaísmo auténtico.

El Rebe permanece presente a través de sus enseñanzas y sus emisarios en todo el mundo.

Siempre ha sido un ejemplo incansable de cómo hacer que el judaísmo sea práctico, simple y accesible para todos, a través de sus campañas de mistvot.

Conoce un poco más de su vida.

Biografía

Nacimiento e infancia

En 1900, el rabino Levi Yitzchak Schneerson, reconocido por su erudición talmúdica y halájica y en Cabalá, se casó con la Rebetzin Chana Yanovski, una aristócrata de una prestigiosa familia rabínica, cuyo padre, el rabino Meir Shlomo, era rabino de la ciudad de Nicolaiyev, Ucrania. .

El 11 de Nisán (18 de abril de 1902) nació su primer hijo, bisnieto del tercer Lubavitch Rebe, su homónimo, Menachem Mendel.

Su padre, el rabino Levi Yitzchak, era bisnieto del rabino Baruch Shalom, el hijo mayor del Tsemach Tzedec (tercer Rebe de Jabad-Lubavitch y nieto del fundador del Movimiento, el rabino Schneur Zalman, el Alter Rebe) y el Gran Rabino de Yecatrinoslav. (Dniepropetrovsk) ) de 1907 a 1939.

Desde niño, el Rebe mostró una inteligencia prodigiosa, y pronto tuvo que dejar el jeder, ya que estaba muy por delante de sus compañeros. A los nueve años, el director de la escuela local les dijo a sus padres que no había nada más que pudiera enseñarle. A partir de entonces, su padre, un célebre erudito y cabalista, se hizo cargo de la educación de su hijo, contratando tutores y enseñándole personalmente.

Una autoridad rabínica visitó una vez al padre del Rebe. Los dos sabios comenzaron a discutir delicados puntos de estudio, sin darse cuenta de que Mendel, entonces de ocho años, había entrado en la habitación y escuchaba con atención.

El invitado notó la expresión concentrada en el rostro del chico. «¿Él entiende lo que estamos diciendo?» Preguntó. Con una mirada de complicidad, el padre respondió: «Es imposible saberlo».

Tuvo un gran ejemplo y una fuerte influencia de sus padres durante su vida. Su padre, el rabino Levi Yitzchak, actuó con un raro grado de dignidad y coraje para sostener y fortalecer el judaísmo bajo el régimen comunista. A su lado siempre contó con la gran valentía y abnegación de su esposa, la Rebetzin Jana, madre del Rebe, quien no escatimó esfuerzos poniendo en riesgo su vida, para que su esposo siguiera escribiendo sus obras sagradas. El rabino Levi Yitzchak fue arrestado y exiliado a la lejana aldea de Chili, en Asia Central, y como resultado de sus sufrimientos, murió en el exilio, en la cercana ciudad de Alma Ata, el 20 de Menajem-Av de 1944, a la edad de de 66

Boda

El Rebe conoció al sexto Lubavitcher Rebe, el rabino Yosef Yitzchak Schneerson, en 1923 en Rostov, Rusia. El 27 de noviembre de 1928 se casó con Chaya Mussia (1901-1988), segunda hija del rabino Yossef Yitzchak. La Rebetzin es recordada por su erudición excepcional, aunque su conducta era compasiva, humilde y sin pretensiones.

La boda tuvo lugar en Varsovia, Polonia, la tarde del martes 14 de Kislev de 1928. Asistieron cientos de Chabad Chassidim de Varsovia, áreas polacas, Lituania y Rusia Blanca, así como renombrados rebeldes y eruditos.

Poco después de la boda, el Rebe envió a la joven pareja a vivir a Berlín, entonces la capital intelectual de Europa Occidental, donde se suponía que el rabino Menajem Mendel pasaría parte de su tiempo estudiando en famosos centros de estudio y terminó matriculándose en la Universidad de Berlín. . El rabino Yossef Ber Soloveichik también estaba en Berlín en ese momento y los dos pasaban mucho tiempo juntos en estudios generales y talmúdicos. El rabino Soloveichik recuerda que el Rebe traía un volumen del Talmud u otros textos de la Torá a sus conferencias y lo colocaba dentro del libro de texto. Una vez, uno de los maestros se molestó por la aparente falta de atención del Rebe, y en medio de la conferencia, creyendo que no estaba escuchando, decidió ponerlo a prueba: «¿Puedes repetir una palabra de lo que dije?» preguntó. Humildemente, el Rebe se puso de pie y repitió toda la conferencia, palabra por palabra.

Aunque el Rebe pasó la mayor parte de su tiempo en París dedicado a sus estudios, también impartió muchas clases. Eliyahu Reichman recuerda que de joven asistía diariamente a la clase de Talmud que impartía el Rebe. Una vez, él y otro estudiante notaron que el Rebe había citado un pasaje ligeramente diferente al que aparecía en el texto. Después de que terminó la clase, fueron a la estantería del Rebe para revisar el texto del Talmud que había usado; tal vez había una versión diferente? ¡Para su sorpresa, vieron que el Rebe había usado un tratado completamente diferente! Había escasez de textos y varios estudiantes tenían que estudiar usando el mismo volumen. Para poner texto adicional a disposición de los estudiantes, el Rebe recitó los pasajes de memoria y, para ocultar el problema a los estudiantes, fingió usar un libro con otro tratado.

Capacitación

En 1933, el cambio de régimen obligó al rabino Menachem Mendel a abandonar Alemania, donde se había graduado en Heidelberg en Ingeniería Superior, y mudarse a París. Se matriculó en la Sorbona donde recibiría otro título, Ingeniería Mecánica, especializándose en Diseño Naval.

El conocimiento adquirido en estos estudios le permitió resolver dudas halájicas en los años siguientes. Por ejemplo, cuando hubo una discusión sobre si un barco con tripulación judía podía viajar en Shabat, el Rebe comentó: «La afirmación de que tal trabajo prohibido se puede realizar automáticamente demuestra no solo la ignorancia de los principios halájicos en el trabajo, sino también la ignorancia sobre el rudimentos de ingeniería».

El Rebe siempre se ha dedicado principalmente a la oración, al estudio de la Torá, al cuidado de cada judío, dondequiera que esté.

Llegada a Estados Unidos

El lunes 23 de junio de 1941, el Rebe y la Rebetzin llegaron a los Estados Unidos, después de haber escapado milagrosamente del ataque nazi y se establecieron en Nueva York. Su suegro, el rabino Yossef Yitzchac Schneerson, que había llegado a Estados Unidos un año antes, lo eligió para dirigir sus organizaciones recién fundadas: Merkos Linyonei Chinuch, el brazo educativo del movimiento Lubavitch; Machané Israel, la organización de servicio social del movimiento; y la Kehot Publishing Society, la editorial Lubavitch.

Poco después, el Rebe comenzó a escribir sus notas académicas sobre varios tratados jasídicos y cabalísticos, así como una amplia gama de responsas. Con la publicación de estos trabajos, pronto fue reconocido por académicos de todo el mundo.

Liderazgo

En 1950, falleció el rabino Yosef Yitzchak. Aunque el Rebe fue elegido como su sucesor, al principio se mostró reacio a aceptar el manto del liderazgo. Solo un año después asumiría formalmente el título de “Rebe”: era el 28 de enero del 10 Shevat de 5710.

En su primer discurso como Rebe, afirmó que la misión de nuestra generación es traer al Mashíaj (Mesías).

El Rebe organizó un cuerpo de shluchim, emisarios de Lubavitch, y les encargó establecer centros de Jabad-Lubavitch en todo el mundo. Hoy miles de instituciones Chabad-Lubavitch cubren el planeta. Además de cuidar a cada individuo, el Rebe prestó especial atención a los huérfanos y viudas de los soldados israelíes, los niños de Chernobyl, entre otros. Más de 1300 niños reciben tratamiento médico en Kfar Chabad. Para los niños huérfanos, las ceremonias de bar mitzvah se llevan a cabo anualmente en el Muro de los Lamentos. Además, se han creado varios centros de rehabilitación para personas adictas a las drogas. El Rebe estableció alrededor de 60 instituciones educativas judías en la Comunidad de Estados Independientes y Letonia. Cientos de emisarios visitan regularmente y muchos más establecen allí sus residencias para promover las actividades judías. La organización Ezrat Achim envía toneladas de alimentos a los judíos de estos países.

El Rebe fue quien inició el movimiento de teshuvá (regreso al judaísmo auténtico), a través de una forma revolucionaria de difundir el judaísmo a todos los judíos con su famosa «Campaña de Mitzvot» (campaña de buenas obras). El uso de tefilín, el encendido de velas de Shabat y Yom Tov por parte de mujeres judías, kashrut, la práctica de Tzedaká, la educación basada en la Torá, entre otros. En ese momento fue fuertemente criticado, enfrentándose a una fuerte oposición, diciendo que esta era la única forma de salvar al judaísmo de la asimilación. Sus campañas innovadoras ahora sirven como modelo para muchas instituciones judías que atraen a los judíos a su herencia tal como lo hizo el Rebe hace 5 décadas.

Su preocupación por la educación y el futuro de la humanidad fue reconocida en Estados Unidos. La fecha de nacimiento del Rebe, el 18 de abril (11 de Nisán) fue convertida por el presidente Ronald Reagan en el «Día Nacional de la Educación».

Entre las predicciones que hizo sobre situaciones mundiales, las que más repercusión tuvieron fueron la apertura del Telón de Acero, con la emigración masiva de judíos soviéticos a Israel, alertando al gobierno israelí sobre la construcción de viviendas y condiciones laborales para estos judíos. Y esto sucedió en un momento en que tal posibilidad era impensable.

Otra predicción fantástica: durante la Guerra del Golfo de 1991, el Rebe fue el único que dijo que esta guerra no afectaría al pueblo judío, declarando que las máscaras de gas no serían necesarias. Lo afirmó enfáticamente incluso durante el continuo bombardeo de Scuds sobre Israel, porque allí «es el lugar más seguro del mundo».

Se dio cuenta de la inminente venida del Mashíaj (Mesías) y de la importancia de «recibirlo» adecuadamente, principalmente a través de un estudio intensivo de los asuntos relacionados con la era mesiánica, contenidos en la Torá, el Talmud y otras fuentes judías, como en el Código de leyes de Maimónides.

Todos los domingos, el Rebe de Lubavitch solía dar la bienvenida y bendecir a las grandes multitudes que acudían en busca de sus palabras de sabiduría y bendición. A cada una de las miles de personas que acudieron a él, les entregó un billete de un dólar para ser donado a una organización benéfica a discreción de la persona. Además de la gente común, varias personalidades judías y no judías pidieron su consejo y bendición.

Muerte

El 2 de marzo de 1992, a los 89 años, el Rebe sufrió su primer derrame cerebral. El 2 de marzo de 1992, a los 89 años, el Rebe sufrió su primer derrame cerebral. Dos años después de este incidente, sufrió un segundo derrame cerebral.

El 12 de junio de 1994 (3 Tammuz, 5754 – “Gimel Tammuz”) falleció el Rebe. Pero como dijo en el momento de la muerte de su suegro, el Tzadic sigue viviendo a través de sus enseñanzas y todo el legado que dejó a sus jasidim y a todos los que fueron tocados por su sabiduría inconmensurable, ejemplo vivo de Torá e incondicional. amor. Los cientos de volúmenes que transmiten su conocimiento y orientación sobre cada tema continúan influyendo en la forma en que conducimos nuestras vidas y nos preparan para el comienzo de una nueva era. ¡Que sea pronto, si Dios quiere!

Fuente: Chabad.org